Sobre Acustinet        Servicios         Noticias         Referencias       FAQ's     Contacto     

   
 

Sonido y ruido

       
 

El sonido existe en muchas formas. ¿Quién no disfruta del canto de los pájaros en la naturaleza o de un buen concierto? Sin embargo, un sonido también puede ser molesto o incluso generar daños en la salud. En este caso hablamos de ruido. El ruido igualmente tiene muchas expresiones: ruido de aviones, motocicletas, trenes, discotecas, instalaciones en edificios etc. Además hay sonidos de muy baja frecuencia, que no podemos oír, pero que sí pueden ser muy molestos o incluso generar daños, por ejemplo en las construcciones: las vibraciones.

 

 

 

 

 

 

Un sonido en su forma más básica se compone de una fuente emisora, una trayectoria de propagación y un receptor. El sonido es emitido por la fuente, para después propagarse a través del aire hasta llegar al receptor. En la trayectoria de propagación el ruido es objeto de distintas atenuaciones y amplificaciones antes de llegar al receptor. Las atenuaciones más comunes se deben a la dispersión geométrica, absorción en el aire, absorción en la superficie del suelo, barreras, efectos meteorológicos, entre otros. La amplificación se origina por reflexiones en el suelo, edificios, u otros objetos presentes en la trayectoria del ruido.

La potencia acústica o el sonido irradiado por un emisor de ruido se define como la potencia acústica emitida a través de una superficie cerrada que englobe completamente a la fuente, y por tanto, tiene unidades de Watts. La presión acústica o presión sonora, en cambio, está asociada con el receptor. La presión sonora, o las variaciones frente a la presión atmosférica que genera el ruido, se expresan en Pascales. El ancho de banda de los ruidos en nuestro ambiente es muy grande, entre 10-5 Pascales hasta 10+5 Pascales o más. Por lo tanto, en la práctica usamos una escala logarítmica de niveles de ruido expresados en decibelios (dB).

Cuando se habla de la percepción humana del ruido, en la gran mayoría de los casos usamos la unidad dB(A), que aplica una ponderación según la sensibilidad del oído humano para las diferentes frecuencias sonoras.

       
 

info@acustinet.com